ARCHIVO del patrimonio inmaterial de NAVARRA

Lapoblación (concejo)

lapoblacionescudo.jpg
  • Denominación oficial:
    Lapoblación (concejo)
  • Tipo de localidad:
    Concejo
  • Censo:
    32 (2016)
  • Extensión:
    0.00 km2
  • Altitud:
    -
  • Pamplona (distancia):
    0.00 Km
  • Localidad superior:
    Lapoblación


Zona no vascófona.

El término limita al N con Marañón, al S y al E con la provincia de Álava y al O con Meano.
 

En su término se localiza un asentamiento de la Edad del Hierro. También procedente de este lugar, existen un conjunto de monedas de época romana tardía. Debió de formarse a partir de la concesión del fuero de Marañón por el rey Alfonso I el Batallador. Todavía en el siglo XIII se denominaba «La Población de Marañón» y constituyó un sólo concejo con este último lugar y el de Meano durante toda la Edad Media. Como villa de señorío de realengo, en 1280 debía anualmente en concepto de «fossadera» 150 sueldos y lo mismo por "cena", más 20 cahices de trigo y otros tantos de cebada y avena como pecha. Sufrió los estragos de la guerra con Castilla en 1379, 1451 y 1463. Reintegrada a Navarra (1466), tras una ocupación castellana de tres años, la princesa Leonor la libró de sus prestaciones por «cena» y «fossadera».  

 

Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. Ocupa el centro del caserío de Lapoblación, es un edificio de estilo protogótico fechable a comienzos del siglo XIII que presenta amplia nave con cabecera pentagonal, a cuyos lados se abren capillas hornacinas. Como obra de inspiración cisterciense, se cubre con crucerías de potentes nervios y bóveda gallonada en la cabecera. El coro, situado a los pies data de principos del siglo XVII.Su exterior luce muros de sillería jalonados por potentes contrafuertes y rematados por restos de canes; la portada abocinada y apuntada se abre por el lado de la Epístola, pertenece también al siglo XIII y consta de seis arquivoltas que apean en capiteles esquemáticos. Otra puerta semejante se abre por el lado de la Epístola. Su interior está presidido por un retablo realizado hacia 1560 que, por la calidad de su escultura, se encuentra entre los mejores ejemplos del primer Renacimiento navarro en su género. Forma parte junto a otros, como el de El Busto y Genevilla, de la corriente expresivista de filiación riojana, aunque el expresivismo propio del periodo se ve atenuado en el de Lapoblación por un clasicismo italianizante que otorga a esa obra un especial énfasis. La autoría se sitúa en torno al taller del maestro establecido en La Rioja, Arnao de Bruselas. Su traza se adapta perfectamente al ábside y consta de banco, tres cuerpos y ático en cuyas arquitecturas se plasma un programa decorativo plenamente renacentista a base de grutescos, sirenas y exquisitos motivos a candelieri. La iconografía es variada y en los registros se distribuyen excelentes imágenes y relieves entre los que destacan por su fuerza y expresividad los relieves del Entierro de Cristo y la Piedad y las tallas de los apóstoles y algún profeta que evocan claramente a la plástica berruguetesca. La policromía original con gran abundancia de oros es el complemento idóneo de la escultura y traza del retablo. Entre los demás altares destaca el de San Roque, realizado hacia 1642 por el arquitecto Jerónimo de Echávarri y el escultor Diego Jiménez II, en un estilo protobarroco aunque la talla del titular es expresivista, de fines del segundo tercio del siglo XVI. La sacristía guarda dos imágenes de la Virgen del Rosario, obras de Juan de Bazcardo, un San Sebastián de Diego Jiménez y un cáliz de plata neoclásico.

Arquitectura civil. En las cercanías de la parroquia hay una casa barroca con blasón rococó y restos del antiguo Hospital medieval de Santa maría, con dos portalones de fines del siglo XV en cuyas claves aparece, en caracteres góticos, la leyenda que indica el carácter del edificio