NAFARROAKO ondare materiagabearen ARTXIBOA

Cadreita

cadreita.escudo.jpg
  • Izendapen ofiziala:
    Cadreita
  • Herri mota:
    Municipio simple
  • Errolda:
    2.066 (2016)
  • Hedadura:
    27.00 km2
  • Garaiera:
    289 m
  • Iruña (distantzia):
    75.00 Km


Zona no vascófona.

Limita por el N con Villafranca y las Bardenas Reales, por el E con Valtierra, por el S con Alfaro (Rioja) y por el O con Milagro y Villafranca.
En él se distinguen tres unidades geomorfológicas y agrológicas: la baja llanura aluvial (270-280 m), asiento del regadío; la terraza fluvial (280-300 m) que sirve de asiento a la villa; y el anticlinal de Arguedas, con núcleo yesífero y parcialmente cubierto por capas de aluviones deformadas por halocinesis, que en el término de Cadreita alcanza una altitud máxima de 369 m.

Clima 

El clima es de tipo mediterráneo-continental: fuertes oscilaciones térmicas, lluvias escasas, sobre todo en verano, aleatorias, y cierzo frecuente. Los valores anuales medios son: unos 14º C de temperatura, entre 400 y 450 mm de precipitaciones, caídas en unos 60 días, y alrededor de 800 mm de evapotranspiración potencial.

 

 

HERÁLDICA. Terciado en palo y cuartelado en cruz. 1.º de plata y una estrella de oro de ocho puntas. 2.º y 5.º de azur y dos castillos de oro de tres almenas. 3.º y 4.º de oro y dos vacas de plata. Su antiguo sello, ya desaparecido, representaba un castillo almenado con dos lanzas enhiestas a ambos lados de la torre central. Desde 1841 usa en su sello una estrella de ocho puntas, que combinada con las armas de los Armendáriz, que fueron señores de la villa, dan el escudo actual. El de las vidrieras de la Diputación está incompleto. Ofrece la anomalía de figurar metal sobre metal que contraviene las leyes de la Heráldica.

CASA CONSISTORIAL. La antigua Casa Consistorial de la Villa fue demolida por su estado ruinoso y se ha edificado una nueva en el mismo solar. Se sitúa en el centro del pueblo, con fachada a dos plazas. Consta de planta baja y dos elevadas. Su exterior mantiene el carácter de plaza, reconstruyendo el porche y con materiales similares a los empleados en la iglesia y en la casa ducal.
El Ayuntamiento está regido por alcalde y ocho concejales.

HISTORIA. Todavía bajo dominio musulmán, a finales del siglo XI se había comprado su seguridad mediante el pago de parias, cuyo diezmo concedió el rey Sancho Ramírez (1093) al monasterio de San Ponce de Torneras, al que prometió además entregar la iglesia cuando el lugar fuese reconquistado. Este pasó a manos cristianas con la toma de Tudela (1119), a cuyo fuero y jurisdicción fue adscrito por Alfonso 1 el Batallador. Aunque quizá todavía pertenecía teóricamente a San Ponce, el rey García Ramírez entregó la iglesia a la catedral de Pamplona (1139). La villa tuvo corno tenente a Pedro Tizón (1137-1140) pero luego debió de instituirse como señorío nobiliario, pues Sancho VII el Fuerte la adquirió de Juan y Gil de Vidaurre a cambio de los lugares de Arre, Arruazu, Biurrun y Subiza (1218); años después compró por 1000 sueldos la heredad que en su término pertenecía a Gonzalo de Linares y su mujer Oria (1232). Poco antes (1221) había suscrito un convenio de hermandad con Arguedas y Valtierra con fines de defensa mutua y arreglo de los problemas de regadío. Teobaldo I concedió el lugar (1235) a título vitalicio al arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada. En la segunda mitad del siglo XIII contaba con las dos iglesias de San Miguel y San Salvador. Del Registro de Cuentas de 1280 se deduce que una parte de la pecha de la villa había pertenecido a Juan de Vidaurre, cuyos bienes estaban entonces secuestrados por la Corona. La reina Juana, esposa de Carlos II, eximió de pecha a los vecinos del lugar, cristianos y moros, a condición de que labraran en las heredades que el monarca poseía en el término. La villa con su castillo fue asignada por Carlos III (1423) a su nieto Carlos, príncipe de Viana, pero luego Juan lila enajenó (1446), con la jurisdicción baja y media, a Jaime Díaz de Aux, caballerizo de dicho príncipe y casado luego con Graciana de Armendáriz. A comienzos del siglo siguiente pertenecía a Jaime Díez de Armendáriz. La guerra con Castilla (1335) y la gran peste de 1348 debieron de afectarle muy negativamente..Cadreita permaneció como villa sometida a régimen señorial hasta la desaparición de este sistema administrativo en la primera mitad del siglo XIX. En 1745 era su señor el duque de Alburquerque, titulado también marqués de Cadreita, a quien el rey dio además la jurisdicción criminal con la facultad de nombrar alcalde mayor, teniente, regidores y otros ministros.

En 1850 tenía dos escuelas, una de niños, cuyo maestro recibía 2.850 reales al año, y otra de niñas, cuya maestra sólo ganaba 720; un molino harinero y telares de lienzos caseros.Con la desaparición del régimen señorial, Cadreita no se liberó de toda supeditación sino que la mayoría de su término quedó en propiedad nuda de los antiguos señores, de manera que, entrado el siglo XX esto había de convertirla en foco notable de reivindicación campesina en Navarra. Sólo en la década de 1970 las tierras se traspasaron a los agricultores, mediante venta.

En los años 1920 contaba con molinos de trigo y aceituna, fábricas de aguardiente, talleres de carretería y carpintería, elaboración de chocolates y conservas y algunas pequeñas industrias de producción de calzado, de ladrillos y tejas.

Enlaces a archivos de interés:

Archivo General y Real de Navarra

 

  
Archivo General y Real de Navarra 

 
 Archivo diocesano 

  
Archivo Diocesano del Arzobispado de Pamplona y Tudela

Portal de Archivos Españoles (PARES)     Portal de Archivos Españoles (PARES)

 

Enlaces a hemerotecas de interés:

Diario de Navarra    Hemeroteca del Diario de Navarra

 
Diario de Noticias   

   Hemeroteca del Diario de Noticias

 
Berria 

   Hemeroteca del Berria

 
Hemeroteca de la Biblioteca Nacional    Hemeroteca de la Biblioteca Nacional

 

CASTILLO. La villa tuvo en época medieval un castillo, del que no quedan vestigios. En 1218, al igual que la villa, Juan de Vidaurre y su hijo Gil lo cedieron junto con el señorío del pueblo, a Sancho el Fuerte, a cambio de otras posesiones. Teobaldo I, en 1235, los dio en honor, con carácter vitalicio, al arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada que tuvo que prestar juramento de homenaje al rey. En 1276, Gonzalo Gil de Los Arcos juró fidelidad a la reina Juana por este castillo y el de Funes. En los últimos años del siglo XIII aparece como alcaide Gil Martínez de Los Arcos.Se hicieron obras a principios del siglo XIV. En 1318 se fortificaba la torre, haciéndole una escalera y se trabajaba en las puertas mayores. En 1328 era alcaide Gonzalo Pérez de Grocin, que percibía de retenencia 10 libras y 50 cahíces. Cuando pasó a ocupar ese cargo Miguel García de Urniza, en 13, había únicamente en el castillo siete escudos viejos, tres-ballestas viejas y otra más de cuero, todas ellas sin guarnición. Al año siguiente se hicieron obras de reparación. En 1357, el infante Luis confió la guarda a García Sánchez de Gárriz.

El castillo contaba con capilla para la cual nombró capellán Carlos II en 1364 a Robert Guiilem de Estrées, de Laon. En 1366 se mandó reparar urgentemente los muros, para que se refugiasen los vecinos en caso de apuro. Se dio un pregón, mandando a los ausentes regresar a trabajar en las obras, so pena de ser declarados traidores. Ese mismo año fue nombrado alcaide Sancho Pérez de Leoz. En 1377 pasó a ocupar el puesto Pedro Sánchez de Monteagudo. Carlos III nombré en 1388 a Pedro Gil de Cadreita, con 6 libras y 60 cahíces de asignación. El mismo rey concedió en 1401 a la villa cierta remisión del pago de cuarteles, para que pudiesen invertirla en fortificar el castillo. En 1430, con ocasión de la guerra con Castilla, guardaron entre 20 y 30 ballesteros a las órdenes de Diego de Armañanzas, al cual nombra alcaide Juan II por entonces; permaneció en el puesto hasta 1446. Ese año, el Príncipe de Viana, que debía 3.000 florines al caballero Jaime Díez de Aux, se lo dio en compensación, con licencia de Juan II, junto con la villa.Todavía estaba en pie el castillo en los primeros años del siglo XIX.

PALACIO. El palacio de esta localidad, perteneciente a la casa ducal de Alburquerque, aparece de cabo de armería en la nómina oficial del Reino.

Ha sido reconstruido modernamente. El escudo del señor de Cadreita era, según el Libro de Armería del siglo XVI, terciado en pal: primero de plata y una estrella de gules; segundo, de azur y una torre de plata, cortado de oro con dos vacas de gules; y tercero, como el segundo, pero invertido. En la iglesia se ven aún, colgados de la pared, unos escudos pertenecientes a Sancho Díaz de Armendáriz.,quinto señor de Cadreita, pintados sobre tabla en 1608 por Juan de Lumbier, procedentes del antiguo retablo de Santa Elena.

IGLESIA DE SAN MIGUEL. La parroquia de San Miguel es una fábrica de nueva planta construida en el año 1959 sobre el solar de la antigua por Luis Cubillo de Arteaga: Del primitivo ajuar quedan dos retablos gemelos de estilo romanista dedicados a la Exaltación de la Santa Cruz y a la Asunción, respectivamente, que trazó a finales del siglo XVII el ensamblador Blas de Arbizu. Ambos albergan pinturas sobre tabla, las del primero son obra documentada de Juan de Lumbier en 1608, autor a quien se pueden atribuir también las del segundo. Las armas de Sancho Díaz de Armendáriz, y señor de Cadreita, pintadas sobre tabla por el mismo maestro y procedentes del retablo de la Exaltación, campean a ambos lados del presbiterio.