ARCHIVE of the immaterial heritage of NAVARRE

Igantzi

yanci.escudo.jpg
  • Official name:
    Igantzi
  • Other denominations:
    Yanci
  • Type of locality:
    Municipio simple
  • Census:
    606 (2016)
  • Extension:
    16.00 km2
  • Altitude:
    209 m
  • Pamplona (distance):
    70.00 Km

Dependent locations:

Zona vascófona.

 

 

Limita al NO con Lesaca, al NE con Echalar, al SE con los montes de Bidasoa y Berroarán y al SO con Aranaz.
El municipio de Igantzi (anteriormente Yanci) es otra de las cubetas -como la de Aranaz- excavada durante el Cuaternario por la erosión en las calizas del Carbonífero dispuestas en un sinclinal complejo y que previamente habían sufrido, en los períodos de clima cálido y húmedo de Terciario, un intenso proceso de alteración química. La cubeta se halla drenada por el río Lasa hacia el Bidasoa, que la recorre de S a N, encajado en el paleozoico y meandriforme, a 80-100 m de altura, y está rodeada por un cinturón de montañas entre las que se encuentran Frain (495 m), Oyamberri (657 m), Apaola (681 m) y Unanue (650 m).
 

Clima 

El clima es de tipo templado-atlántico por las suaves oscilaciones de la temperatura, la abundancia y regularidad de las precipitaciones y la ausencia de aridez, incluso en verano. Algunos de sus valores medios anuales son: 14º-15º de temperatura, 1.800-2.000 mm de precipitaciones caídas en unos 170 días, y 650-725 mm de evapotranspiración potencial.

Flora

Poco queda de la superficie boscosa primitiva; estaría formada principalmente por robles () y castaños. Estos son los árboles que más abundan en la actualidad, juntamente con los pinos () y alerces del Japón de repoblación forestal.

Heráldica municipal

Escudo de cuatro cuarteles. Primero cuartelado: 1.° y 4.° de plata con dos hierros de lanza de azur. 2.° y 3.° de oro y dos lobos negros andantes. Segundo de plata y una cruz de azur, sobre nubes. Tercero de gules y las cadenas de Navarra de oro. Cuarto de plata, un encino de sinople y a sus lados dos abarcas de oro atadas con cordones rojos. Por timbre una corona abierta.

Casa Consistorial

El edificio de la Casa Consistorial está construido en orden a las características arquitectónicas habituales en la zona. También se conserva la antigua sede municipal. Su Ayuntamiento está regido por alcalde y seis concejales. La secretaría está compartida con Aranaz.

Historia

La primera mención documental de esta villa data de mediados del siglo XIV, cuando aparece anotada en el Libro de Fuegos (1366) y está englobada dentro de la agrupación de Cinco Villas de Montaña. Juan de Labrit y doña Catalina (1494) concedieron a sus pobladores la posibilidad de presentar, anualmente, tres candidatos para la elección de alcalde y otros tantos para el cargo de almirante.
Esta localidad tenía 5 fuegos, todos ellos de labradores, en 1366 pero en 1427 de los 19 fuegos registrados todos eran francos, excepto uno que es labrador. La población ascendió y los 48 fuegos de 1553 se dividieron, en 1646, en 80 fuegos. Para 1786 constan 629 habitantes que prácticamente se mantuvieron en 1824 con 626 habitantes. De nuevo se aprecia un crecimiento y en 1857 contaba con 717 habitantes. La iglesia parroquial bajo la advocación de San Miguel perteneció a la diócesis de Bayona hasta 1567.
En su término se sitúan las ermitas de Nuestra Señora de la Piedad y de San Juan.
Al comenzar el siglo XIX funcionaba en su término una ferrería, la de Berrizaun, a la que en 1847 se atribuye una producción de 1070 quintales de hierro. Al mediar el siglo Igantzi contaba con escuela, cuyo maestro percibía 1.500 reales al año con la obligación de hacer al tiempo de secretario del ayuntamiento; servían la iglesia un rector y un beneficiado, ambos de provisión de los vecinos; por su término cruzaba ya el camino real de Pamplona a Guipúzcoa.
A comienzos del siglo XX las comunicaciones mejoraron al cruzar el propio término el ferrocarril de Irún a Elizondo. Para entonces las escuelas eran ya dos. Y en el barrio de Berrizaun se había construido una gran central eléctrica, obra del ingeniero Miguel Berazaluce.

 

La parroquia de San Miguel se encuentra entre las nobles casonas del caserío. Se trata de una construcción de planta de cruz latina cubierta por bóvedas de crucería con el interior bastante reformado durante el período barroco. Se accede por una sencilla portada protegida por un pórtico. 
Preside el templo el retablo mayor barroco con una imagen de San Miguel dieciochesca; también se guardan otros retablos entre los que destaca el de San Juan Bautista, de fines de siglo XVII, con columnas salomónicas de uvas que guarda las tallas del titular y de Santa Catalina de Alejandría.