ARCHIVE du patrimoine immatériel de NAVARRE

Venta ambulante


PUEBLO, VENTA AMBULANTE
Antes iban muchos vendedores ambulantes a Oteiza. Se acuerda de un Pedro de Larraga que iba a vender a una casa del pueblo. Traía siempre una docena de azadas para que ellos las arreglasen en la herrería. Había mujeres de Oteiza que iban a Estella con sacos de paja para vender allá. Una vecina suya que no sabía ni leer ni escribir hacía todos los recados que le encargaban desde el pueblo. Era raro porque no se equivocaba nunca. Esas señoras iban todos los días a Estella con unos burros y la gente aprovechaba para pedirles encargos.