ARCHIVE of the immaterial heritage of NAVARRE

Injertos. Púas y cortes


Su hermano, que era el puguero tenía una máquina sujeta a una mesa con la que cortaba las púas. De ahí iban a la bañera del agua. Cuatro mujeres se encargaban de meter la púa en la estaca y otras cuatro de atarlas. Dejaban las estacas en 39 centímetros para que con la púa fueran 40. Ella se encargaba de abrir las estacas por el medio y a lo ancho para meter la púa. Una de Larraga se quejaba de que estaban una sola abriendo las estacas y cuatro metiendo las púas, y la que la precedió a ella le aconsejó que de vez en cuando echara algunas estacas sin cortar para que las otras perdieran tiempo y ella pudiera amontonar más.